Tardes de tedio e ingenio

Lewis Carroll
Lewis Carroll

Para afrontar el tedio hemos inventado como especie diversas estrategias con el fin de anularlo: laptops, tablets y celulares inteligentes con sus respectivos audífonos, son las armaduras perfectas que, cual modernos escudos y cascos, nos defienden del impío aburrimiento.

El aburrimiento, esa temida bestia detestada por su adormecedor aliento. Huimos de él como si arrojara fuego, como si caer en sus efectos fuera ser devorados por fauces gigantescas, demolidos por colosales zarpas. Y el refulgente brillo de los vídeos aparece, los sonidos estridentes, los cuchicheos silenciosos, constantes, inpresenciales, faltos de rigor, de los mensajes de texto. Atrás quedaron otros remedios: retadores crucigramas, adivinanzas, rompecabezas; los libros, los paseos por el parque, la inventiva, los juegos de mesa.

Continúa leyendo Tardes de tedio e ingenio

Anuncios