No se olvida

marco-tulio-ciceronUna famosa frase del político, jurista, filósofo y orador romano Marco Tulio Cicerón, reza: Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla. De ahí la importancia de mantener vivos en la memoria hechos aún tan trágicos como el 2 de octubre de 1968.

Personalmente, puedo decir, tengo la fortuna de contar con la amistad de personas que en su momento participaron de una u otra forma en aquella manifestación estudiantil y he visto cambiarles dramáticamente sus semblantes, empañarse sus ojos y escuchado sus voces quebrarse al relatarme sus experiencias y su desazón al no acertar aún a comprender el porqué de aquella violenta represión.

Continúa leyendo No se olvida

Hacia un mundo… ¿feliz? V

Pasarse la vida bajo el señorío de los otros y nunca decir una
palabra propia es como haber vivido muerto. José Pablo Feinmann.

El ser y  el tiempoLa concepción heideggeriana del hombre en el libro Ser y tiempo (de 1927) es la de Dasein, término alemán que en español significa: Sein= ser y Da= ahí}= Ser ahí. Así pues el Dasein es un ser eyectado, arrojado al mundo y a sus posibilidades, un ser-en-el-mundo que se pregunta por su existencia, que sabe que va a morir y se angustia por ello. Es sobre la base de su reacción ante tal preocupación que ese Dasein es dividido en dos categorías: el ser inauténtico y el ser auténtico.

Para el filósofo alemán Martin Heidegger (1889-1976), polémico por su afiliación al partido Nacional Socialista durante la Segunda Guerra Mundial, el hombre más allá de ser una realidad concreta es una posibilidad, puesto que no está sometido a los condicionamientos propios de las cosas que le rodean. En tanto que una piedra esta destinada a siempre ser una piedra y un árbol un árbol, en el hombre sus posibilidades de ser y hacer lo que se proponga son infinitas. Piénselo, usted puede ir al cine inmediatamente después de leer esto, prender el televisor, escuchar música, asistir a un concierto, regresar a su trabajo, viajar, nadar, etc…, sin embargo hay una posibilidad que habita en todas ellas: la posibilidad de morir, lo cual puede ocurrir en cualquier momento. Razón por la cual el hombre, el Dasein, ese ser-en-el-mundo es ante todo un ser para la muerte. Luego entonces el fundamento del ser inauténtico reside en la negación que éste hace de la muerte, a pesar de estar consciente de su inminencia.

Continúa leyendo Hacia un mundo… ¿feliz? V