Entre lineas

Hay autores cuyas vidas son fáciles de leer a quienes son avezados en habilidades detectivescas y psicológicas, puesto que, partiendo del hecho de que la utilización de las imágenes, así como demás recursos literarios, son una representación metafórica de la interpretación personal que cada uno hace (o hizo, según sea el caso) del mundo exterior, todos cuantos nos dedicamos a escribir nos convertimos en libros abiertos.

Siguiendo éstas pistas, interpretándolas, es que los expertos pueden perfilar personalidades, intuir ideologías, percibir estados de ánimo o alteraciones de la conciencia e incluso esclarecer, cuando existen dudas acerca del origen, autorías o sembrar razonables dudas.

Siete sabiosEs a partir de tal análisis que muchos pueden casi asegurar que: tanto la Iliada como la Odisea no pudieron haber sido escritas por el mismo Homero; que en los últimos textos de Aristóteles se perciben notables diferencias con las ideas de los primeros, lo cual orilla a pensar que tampoco se trata del mismo personaje; que el Juan del evangelio bíblico es uno distinto al del Apocalipsis; que en la obra de William Shakespeare hay ciertas claves que recuerdan notablemente al estilo de su contemporáneo el poeta y dramaturgo Christopher Marlowe así como a otros personajes de la época, lo cual a puesto a debate para algunos la existencia misma del Bardo; en tanto que en las populares novelas de otro ingles, Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo hay quienes han visto el rastro de cierta experimentación con substancias alucinógenas al momento de escribirlas.

Continúa leyendo Entre lineas

Hacia un mundo… ¿feliz? VI

HappinessEn medio de la larga búsqueda filosófica de la felicidad la ciencia nos ofrece una respuesta que sorprende por lo sencillo que parece de ser conquistada desde ese punto de vista, pues no es cuestión de poseer grandes cantidades de dinero, de residir en un país determinado, del grado de educación que se tenga, la raza a la cual se pertenezca y ni siquiera de gozar de una salud optima, sino que se trata de algo que apela más a nuestro sentido de pertenencia, a la potencialización de nuestra parte hedonista y a un enfoque más optimista de ver la vida.

En estudios realizados a personas que han ganado la lotería se ha demostrado que apenas traspasada la barrera de los tres meses la sensación de alegría desaparece para devolver su espacio al estado de satisfacción inmediatamente anterior, en tal sentido el dinero sólo compra la felicidad cuando se es pobre, puesto que soluciona muchos problemas que impiden un desarrollo pleno del individuo, mas apenas superado el grado de ingresos mínimos la riqueza deja de ser importante; en lo que a la salud respecta se han medido altos grados de satisfacción en personas con complicados cuadros de salud, tales como cáncer o problemas cardiacos.

Continúa leyendo Hacia un mundo… ¿feliz? VI

Hacia un mundo… ¿feliz? III

Un mundo Feliz00Uno de los mayores riesgos a los que se enfrenta el hombre a nivel individual al relegar su pasado al olvido, así como al mantenerse ajeno de los saberes acumulados de quienes nos han precedido, es el de convertirse en un ser manipulable, falto de una opinión cien por ciento propia, dócil; a nivel grupal pudiéramos hablar del sometimiento social y, quizá más específicamente, del sometimiento de clases; en tanto que a nivel intelectual nos enfrentaríamos primero a un decrecimiento de ese saber continuado hasta contemplar su lamentable extinción, como en el Mundo Feliz de Huxley.

Vasta con observar la evolución cultural que supuso el redescubrimiento de los clásicos griegos en la Europa Occidental de los siglos XV y XVI para comprender la importancia del estudio y el desarrollo de ese saber acumulado. Ese movimiento cultural denominado Renacimiento catapultó tanto el desarrollo de las artes como el de las ciencias y el pensamiento filosófico de entonces.

Entre las múltiples definiciones que existen sobre la felicidad convendría, como fue el caso de los renacentistas, revisitar a los griegos y explorar la forma en la que el filósofo Aristóteles aborda dicho concepto.

Continúa leyendo Hacia un mundo… ¿feliz? III

Hacia un mundo… ¿feliz? I

George Bernard Shaw
George Bernard Shaw

Cuentan que cuando a George Bernard Show le acusaban de haber sido mantenido por su familia, específicamente por su madre, lejos de abochornase éste respondía orgulloso: [Aquello] me aportó dignidad, me liberó de la esclavitud, pero sobre todo me liberó de convertir mi mente en la mente de un esclavo con la mano extendida.

En una sociedad de consumo, como en la que vivos, en donde las modas, la popularidad, la normalidad y la belleza, son dictadas por los grandes capitales hemos ido cediéndoles también, poco a poco y sin darnos mucha cuenta, la libertad de redefinir el concepto de felicidad.

Continúa leyendo Hacia un mundo… ¿feliz? I