Hacia un mundo… ¿feliz? VI

HappinessEn medio de la larga búsqueda filosófica de la felicidad la ciencia nos ofrece una respuesta que sorprende por lo sencillo que parece de ser conquistada desde ese punto de vista, pues no es cuestión de poseer grandes cantidades de dinero, de residir en un país determinado, del grado de educación que se tenga, la raza a la cual se pertenezca y ni siquiera de gozar de una salud optima, sino que se trata de algo que apela más a nuestro sentido de pertenencia, a la potencialización de nuestra parte hedonista y a un enfoque más optimista de ver la vida.

En estudios realizados a personas que han ganado la lotería se ha demostrado que apenas traspasada la barrera de los tres meses la sensación de alegría desaparece para devolver su espacio al estado de satisfacción inmediatamente anterior, en tal sentido el dinero sólo compra la felicidad cuando se es pobre, puesto que soluciona muchos problemas que impiden un desarrollo pleno del individuo, mas apenas superado el grado de ingresos mínimos la riqueza deja de ser importante; en lo que a la salud respecta se han medido altos grados de satisfacción en personas con complicados cuadros de salud, tales como cáncer o problemas cardiacos.

Continúa leyendo Hacia un mundo… ¿feliz? VI

Anuncios

Hacia un mundo… ¿feliz? III

Un mundo Feliz00Uno de los mayores riesgos a los que se enfrenta el hombre a nivel individual al relegar su pasado al olvido, así como al mantenerse ajeno de los saberes acumulados de quienes nos han precedido, es el de convertirse en un ser manipulable, falto de una opinión cien por ciento propia, dócil; a nivel grupal pudiéramos hablar del sometimiento social y, quizá más específicamente, del sometimiento de clases; en tanto que a nivel intelectual nos enfrentaríamos primero a un decrecimiento de ese saber continuado hasta contemplar su lamentable extinción, como en el Mundo Feliz de Huxley.

Vasta con observar la evolución cultural que supuso el redescubrimiento de los clásicos griegos en la Europa Occidental de los siglos XV y XVI para comprender la importancia del estudio y el desarrollo de ese saber acumulado. Ese movimiento cultural denominado Renacimiento catapultó tanto el desarrollo de las artes como el de las ciencias y el pensamiento filosófico de entonces.

Entre las múltiples definiciones que existen sobre la felicidad convendría, como fue el caso de los renacentistas, revisitar a los griegos y explorar la forma en la que el filósofo Aristóteles aborda dicho concepto.

Continúa leyendo Hacia un mundo… ¿feliz? III

Hacia un mundo… ¿feliz? II

Soma

¿A notado esa sensación de vacío que se experimenta poco después de adquirir algo deseado durante mucho tiempo? Es curioso como aquel entusiasmo que antecede a la compra, ese anhelo por poseer algo nuevo, por tocarlo, usarlo, verlo, esa felicidad repentina desaparece lentamente de nuestro ser de forma pronta e inexplicable. Y puesto que ésta es efímera, el efecto lógico sin duda es correr de nuevo tras ella, que no se nos escape. Buscamos entonces sus nuevas presentaciones en los aparadores comerciales, en la satisfacción pronta y desproporcionada de las necesidades más básica (como el sexo, la alimentación), en la evasión de la realidad por medio de la alteración de los sentidos… Pronto la felicidad se convierte en frustración, en algo que parece no existir.

Continúa leyendo Hacia un mundo… ¿feliz? II