La piel rebelde del lector

Aceptémoslo vivimos en un mundo repleto de normas y reglas preexistentes a nuestra aparición en él; el entorno cultural, religioso, filosófico, político y económico en el cual nacemos, aunado al punto del globo en el que hacemos nuestro repentino acto de aparición, inciden en la fundamentación social y particular de conceptos que a primera vista pueden parecer tan sencillos como: lo bueno, lo malo, la belleza, lo normal…

Sobre la construcción de tales conceptos es que también se erigen los ideales, los prejuicios, las aspiraciones, los estereotipos, nuestros deberes y nuestras necesidades.

Resulta pues bastante curioso cómo el individuo (de acuerdo a una visión aún imperante) todavía no nace cuando ya se espera de él que al crecer estudie algo productivo, que trabaje en algo redituable, que se case con una mujer si es un hombre o viceversa, que tenga hijos y que a su vez les oriente por el camino correcto.

En El miedo a la libertad, Erich Fromm señala lo siguiente:

Continúa leyendo La piel rebelde del lector

El impulso heroico

gandalf00

…¿No sois vos el Gandalf responsable de que tantos jóvenes apacibles partiesen hacia el Azul en busca de locas aventuras? Cualquier cosa desde trepar árboles a visitar elfos… o zarpar en barcos, ¡y navegar hacia otras costas! ¡Caramba!, la vida era bastante apacible entonces… Quiero decir, en un tiempo tuvisteis la costumbre de perturbarlo todo en estos sitios. Os pido perdón, pero no tenía ni idea de que todavía estuvieseis en actividad.

…Mi perdón te lo doy. De hecho iré tan lejos como para embarcarme en esa aventura. Muy divertida para mí, muy buena para ti… y quizá también muy provechosa, si sales de ella sano y salvo. El hobbit, J. R. R. Tolkien.

Hay al inicio de cualquier empresa un contradictorio conjunto de emociones que embarga a quien es llamado a emprender la aventura: curiosidad y temor; deseos de recorrer caminos nuevos y nostalgia por lo que se deja atrás; apremio y resistencia; emoción y dudas, muchas dudas… Abrumador coctel de emociones que termina por paralizar a muchos y que sólo algunos, los menos, optan por tomar no obstante los riesgos del camino, de ahí que éstos sean llamados héroes.

Continúa leyendo El impulso heroico

Sed de terror

El hechizado por la fuerza de Francisco de GoyaLa torre negra crece a media noche cuando el búho canta…
Vuelan las brujas en grandes escobas al juntarse las agujas del reloj…
Francisco Gabilondo Soler, Cri-Crí.

Es comprensible nuestro gusto por las historias fantásticas que dibujan mundos maravillosos y trazan futuros prometedores. Es racional la identificación con los héroes que superan miles de dificultades. Es completamente lógico que en muchas ocaciones intentemos emular sus gestos, sus dichos su vestimenta. Sin embargo existe un aspecto que resulta curioso, extraño, intrigante: nuestro gusto por el horror y el miedo; la fascinación por los villanos, por los personajes oscuros y perversos; una sed de terror que incluso impulsa a muchos a retar al peligro, pues algo que tienen en común los deportes extremos con la literatura, el cine y las casas de horror es esa cierta sensación de peligro, una angustiante inminencia, un seductor y liberador espanto.

Continúa leyendo Sed de terror

No se olvida

marco-tulio-ciceronUna famosa frase del político, jurista, filósofo y orador romano Marco Tulio Cicerón, reza: Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla. De ahí la importancia de mantener vivos en la memoria hechos aún tan trágicos como el 2 de octubre de 1968.

Personalmente, puedo decir, tengo la fortuna de contar con la amistad de personas que en su momento participaron de una u otra forma en aquella manifestación estudiantil y he visto cambiarles dramáticamente sus semblantes, empañarse sus ojos y escuchado sus voces quebrarse al relatarme sus experiencias y su desazón al no acertar aún a comprender el porqué de aquella violenta represión.

Continúa leyendo No se olvida

Poderosas influencias

locomotora

Cuando pienso en una época dorada para la literatura sin duda el siglo XIX resplandece con luz propia. Es ahí donde están la mayoría de mis héroes literarios publicando sus historias y novelas por entregas; viajando y escribiendo crónicas brillantes; moviendo conciencias y polemizando con sus posicionamientos políticos y opiniones diversas; recitando sus poemas, actuando sus historias ante públicos ávidos por escucharles y verles cual verdaderos rockstars.

Londres a finales del siglo XIX
Londres a finales del siglo XIX

Edgar Allan Poe, Charles Dickens, Hans Christian Andersen, Victor Hugo, Alexandre Dumas, Gustave Flaubert, Fiódor Dostoievski, León Tolstói, Robert Louis Stevenson, Mary Shelley, Bram Stoker, Julio Verne y Lewis Carroll, por mencionar algunos cuantos, son sólo una pequeña muestra del amplio abanico de gigantes intelectuales que por entonces circulaban por el mundo. Muchos y variados fueron los encuentros que entre ellos se produjeron, verdaderas y profundas las admiraciones mutuas, diversas los temas por los cuales se interesaron, sumamente originales los enfoques que emplearon en sus obras, grandes las historias que surgieron de esas plumas dando a luz a innumerables e icónicos personajes, los cuales pronto parecieron cobrar vida propia.

Continúa leyendo Poderosas influencias

Entre lineas

Hay autores cuyas vidas son fáciles de leer a quienes son avezados en habilidades detectivescas y psicológicas, puesto que, partiendo del hecho de que la utilización de las imágenes, así como demás recursos literarios, son una representación metafórica de la interpretación personal que cada uno hace (o hizo, según sea el caso) del mundo exterior, todos cuantos nos dedicamos a escribir nos convertimos en libros abiertos.

Siguiendo éstas pistas, interpretándolas, es que los expertos pueden perfilar personalidades, intuir ideologías, percibir estados de ánimo o alteraciones de la conciencia e incluso esclarecer, cuando existen dudas acerca del origen, autorías o sembrar razonables dudas.

Siete sabiosEs a partir de tal análisis que muchos pueden casi asegurar que: tanto la Iliada como la Odisea no pudieron haber sido escritas por el mismo Homero; que en los últimos textos de Aristóteles se perciben notables diferencias con las ideas de los primeros, lo cual orilla a pensar que tampoco se trata del mismo personaje; que el Juan del evangelio bíblico es uno distinto al del Apocalipsis; que en la obra de William Shakespeare hay ciertas claves que recuerdan notablemente al estilo de su contemporáneo el poeta y dramaturgo Christopher Marlowe así como a otros personajes de la época, lo cual a puesto a debate para algunos la existencia misma del Bardo; en tanto que en las populares novelas de otro ingles, Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo hay quienes han visto el rastro de cierta experimentación con substancias alucinógenas al momento de escribirlas.

Continúa leyendo Entre lineas

Viajando entre lineas

Moonrise Kindom

Hay frases que a fuerza de ser dichas una y otra vez pierden efectividad, frases cuya contundencia original queda sepultada bajo miles de repeticiones, frases que al menos en el sentido literario están prácticamente vedadas pues dejan de ser elocuentes tras convertirse en el lugar común favorito de la mayoría con lo cual su uso sólo es permitido cuando el escritor hace gala de una narrativa genial ante la absoluta necesidad de la misma. Porque hay frases que son insustituibles cuando se trata de expresar determinadas ideas, como aquella que expresa que no es el lector quien elige al libro, sino el libro quien elige al lector.

Recuerdo los primeros e infructuosos intentos de nuestro sistema educativo por lograr que mi generación se sintiera atraída por la lectura durante mis años de educación primaria. Decenas de libros transitaron por mis manos infantiles, títulos y títulos de grandes obras adaptadas a los gustos de un niño: Las mil y una noches exentas de sangre, en presentaciones individuales y sin siquiera una mención de Scheherezada; los cuentos clásicos de Charles Perrault y los hermanos Grimm desprovistos de mutilaciones; Moby Dick reducida a 20 paginas… En fin, delgados libros de hermoso diseño, pocas y grandes letras, muchos y atractivos dibujos, en cuyos diseños no dudo que haya existido buena voluntad, pero como dicen de buenas intensiones está tapizado el camino al infierno. A aquellas historias les faltaba el alma, el espíritu que sus creadores querían plasmar con cada palabra y simbolismo empleado.

Continúa leyendo Viajando entre lineas

Notas al margen

S tipouelen decir los escritores que es difícil determinar el momento en el que un texto a finalizado. Así poner el punto final a cada uno se convierte en una de las tareas más demandantes de dicho gremio.

Y aunque pueda parecer exagerado, éstas son aseveraciones que no carecen de sustento. En el caso de los cuentos o las novelas son los personajes quienes generan tales predicamentos, puesto que llegan a cobrar tal vida en la mente del creador que muchas veces lo que empieza como un relato breve crece hasta convertirse en una saga; y en lo que respecta a los filósofos y ensayistas su tarea no es menos ardua, pues el hablar de un concepto determinado necesariamente implica desarrollarlo mediante el trastocamiento de otros conceptos, polemizar, cuestionar ideas preestablecidas, redefiniciones y, con el tiempo, el replanteamiento de la propia idea, labor que puede ampliarse indeterminadamente.

Sin embargo existe otro aspecto mucho más paranormal que convierte a la escritura en una disciplina que requiere de la revisión y corrección continuas. Un aspecto al cual nuestras mentes modernas, científicas y seculares, no le brindan la misma importancia que los antiguos monjes copistas, escribas o amanuenses del medievo le daban: la nefasta influencia que el demonio Titivillus ejerce sobre los que escriben.

Continúa leyendo Notas al margen

Por siempre Poe

Edgar Allan Poe by Magnetic eyeMi vida ha sido capricho, impulso, pasión, anhelo de la soledad, mofa de las cosas de este mundo; un honesto deseo de futuro. Edgar Allan Poe.

Algún día erigiré un templo en honor a Edgar Allan Poe. Ese templo será gótico, con pálidos bustos de Palas apostados sobre los dinteles de cada una de sus puertas, compuesto por siete naves revestidas de colores distintos: azul, púrpura, verde, amarillo, blanco, violeta y negro; y, como en las habitaciones del castillo del príncipe Próspero, adornadas con grandes vitrales pintados acorde a la decoración de cada una de ellas, a excepción de la séptima puesto que estos serán escarlata.

Continúa leyendo Por siempre Poe

Una reflexión de navidad

Charles DickensComienza a parecer cada vez más navidad en cada lugar al que uno se dirige, como dice la canción, y aunque tal afirmación pueda parecer obvia a estas alturas del mes no carece de sentido en lo que al espíritu religioso de la temporada se refiere, puesto que la tradición marca como el inicio formal de la misma el 8 de diciembre, coincidiendo con la conmemoración católica de la Virgen de la Inmaculada Concepción. Es hasta esa fecha que deberían comenzar a ser puestos los primeros adornos en las casas incluyendo el árbol, cuya decoración tendría que ser concluida, conjuntamente con toda la familia, la noche del 24.

Continúa leyendo Una reflexión de navidad