Devoradores de historias

Los siete sabios de grecia
Los siete sabios de grecia

¿Por qué leer? O mejor aún ¿por qué nos gustan las historias? Alguna vez le planteé a un maestro tales preguntas, a las cuales me respondió de la manera más lógica:

– No lo sé. Las grandes civilizaciones de la humanidad se han ido a la cama con cuentos, se han arrullado con cuentos.

Siempre me ha fascinado este característico aspecto de la especie humana, pues hasta donde se sabe sólo somos los humanos quienes disfrutamos con la creación, el relato y la escucha de ficciones que a lo largo de los tiempos han sido bautizadas con distintos nombres. Mitos, gestas, leyendas, fábulas y cuentos, se mantienen hasta hoy, más allá del papel o de las tradiciones orales, en formatos cinematográficos, teatrales, series televisivas, novelas, incluso los noticiarios. Como devoradores insaciables de historias gozamos con ellas desde que nos levantamos hasta el anochecer.

Las mil y una noches
Las mil y una noches

Alguna vez el escritor argentino Jorge Luis Borges reparó en este aspecto cuando le preguntaron ¿qué es la literatura? a lo que él respondió, aludiendo a su vez a un sabio filosofo griego:

“Ante todo qué rara es la idea del hombre de querer crear otro mundo, ya Platón, se asombró de esto; un mundo de palabras, además del mundo de percepciones y de meditaciones, de perplejidades, de angustias, de dudas…”.

Tal referencia a Platón me hace repensar, por ejemplo, en La Ilíada y en La Odisea de Homero (otro griego), así como en muchos otros de los grandes mitos e historias contadas en diferentes épocas y aventurar una posible respuesta:

Hector, Aquiles y Odiseo, el rey Salomon, el rey Arturo, Robin Hood, Bilbo y Frodo Bolsón, son arquetipos persistentes en el tiempo que reflejan nuestras potencialidades; Blancanieves, El patito feo, Caperusita Roja, Buck (el perro protagonista de El llamado de selva), Augusto Dantés y J. Gatsby, nos recuerdan lo peligroso que puede ser el mundo, su crueldad, la posibilidad de redención, etc; en tanto que las cosmogonías de los diferentes pueblos existen con el fin de esclarecer nuestras dudas y brindarnos certezas. En síntesis, las historias nos explican.

Por que, como lo dijo alguna vez el filosofo francés Albert Camus:

“Si el mundo fuera claro el arte no existiría”.

Night in the antique shop by Demizu Posuka
Night in the antique shop by Demizu Posuka
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s