El camino a la perfección

Oscar Wilde irish writer by Tonio
Oscar Wilde irish writer by Tonio

Los seres humanos no dejan de jugar porque envejecen;
envejecen porque dejan de jugar. Oliver Wendell Holmes

Si hay algo que caracteriza a nuestros tiempos eso es la competencia, la especialización, el ser realistas. Nunca como ahora ha sido tan sobrevalorado el concepto de la madurez.

Hoy en día madurar significa dejar de lado los intereses y habilidades naturales adquiridos durante la infancia en pos del estudio de carreras con futuro, pues como suelen decir: hay que ser realistas, ver por lo que nos deje más dinero y especializarnos en carreras con supuestos campos laborales amplios. Ante tal panorama me es inevitable preguntarme ¿Qué sería de genios como Leonardo Da Vinci si les hubiera tocado vivir en estos tiempos y hubieran tenido que optar por ser realistas, especializándose en estudios verdaderamente serios?

Mas la cosa no termina allí. Tras la finalización de los estudios, sino es que desde que comenzamos los mismos, comienza la feroz competencia. Competencia que basada en quién tiene las mejores calificaciones, los padres y amistades más influyentes o la mayor cantidad de postgrados acumulados, consiste en la lucha constante por conseguir un empleo, por no perderlo; por conseguir un salario “justos”, por incrementarlo; por tener los mejores bienes, por renovarlos cada año; por pertenecer a la elite, por presumir una vida excitante, por tener el mejor cuerpo, etc. Ya lo decía el gran escritor estadounidense de relatos de terror nacido en Providence, Howard Phillips Lovecraft:

Leonardo da Vinci, autorretraro
Leonardo da Vinci

La vida adulta es un infierno.

La realidad es que siempre me he preguntado ¿Cómo serían los tiempos modernos si dejáramos de ser realistas y si en lugar de mantener escondido al niño que alguna vez fuimos lo abrazáramos, le tendiéramos la mano y, tras retomar sus intereses y aficiones, camináramos con él siempre a nuestro lado? Sin duda este sería un mundo mejor, pues tal como lo adelantó Oscar Wilde algunos años antes:

La condición para ser perfecto es ser ocioso, el objetivo de la perfección es la juventud.

The army of wool, by Tahra (Kyoung Hwan Kim)
The army of wool, by Tahra (Kyoung Hwan Kim)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s